miércoles, 20 de enero de 2016

INTOLERANCIA AL GLUTEN Y ACLARACIONES SOBRE LA INFLUENCIA DEL TRIGO MODERNO EN ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS



El pan es bíblico. Es un símbolo de la prosperidad, de la comida en sí misma y, para muchos, de la comunión con lo divino. Sin embargo, millones de personas en todo el mundo sufren de incapacidad para digerir este tipo de alimentos, o cualquier tipo de alimento que se deriva del trigo, centeno o cebada, en particular, por la presencia de cierta proteína altamente alergénica llamada gluten. La sensibilidad al gluten es variable en función de cada individuo, y hay un amplio espectro de síntomas. Por un lado tenemos los sujetos celíacos que no pueden digerir partículas de gluten incluso infinitesimales. Por otro lado, tenemos a personas que aparentemente no tienen ningún problema con gluten. Y de uno a otro extremo, una gran cantidad de individuos que sufren más o menos con diversos síntomas de intolerancia a esta sustancia. El diagnóstico de la intolerancia al gluten no es muy obvio, y es relativamente común que una persona pase a sufrimiento la vida de varios síntomas desagradables sin relacionarlos con el consumo de varios cereales que contienen gluten. 

La lista de síntomas conocidos y asociados con la intolerancia al gluten es grande. 
Éstos son algunos de los más significativos: 
- pérdida de peso crónica o ganancia 
- deficiencias nutricionales que resultan de la mala absorción (por ejemplo, deficiencia de hierro)
- problemas gastrointestinales (hinchazón, dolor, gases, estreñimiento, diarrea) 
- grasa en las heces (debido a la mala digestión) 
- dolor en las articulaciones 
- depresión 
- eccemas y dermatitis (costras en las manos y los dedos, por ejemplo) 
- migraña 
- agotamiento 
- irritabilidad y cambios de comportamiento 
- infertilidad, ciclo menstrual irregular, aborto espontáneo 
- calambres, picazón y pérdida de sensibilidad en la piel 
- reducción del crecimiento (en bebés y niños) 
- disminución de la salud dental 
Como resultado, la lista es muy amplia y va de la psoriasis a la osteoporosis, la obesidad infertilidad.
Por lo tanto, tened cuidado: puede ser que vuestras pequeñas dolencias de cada día estén en realidad restando mucha de calidad de vuestra vida. 

Uno de los mayores problemas de la intolerancia al gluten es su naturaleza insidiosa. Alrededor del 75% de las personas intolerantes no muestran ningún signo aparente de algo, con el tiempo y el uso frecuente, podría convertirse en una enfermedad autoinmune, un daño permanente en el sistema nervioso y cáncer intestinal.Algunas de estas condiciones se desarrollan en silencio y sin síntomas iniciales fácilmente identificables. La recomendación es que cada individuo busque lo antes posible para saber si su cuerpo tolera bien o no esta sustancia con el fin de evitar el sufrimiento innecesario. En la actualidad hay varias pruebas que ayudan en el diagnóstico de la insuficiencia digestiva, tales como la biopsia del intestino. Sin embargo, la medicina convencional no suele relacionar un problema de salud con algún tipo de intolerancia al gluten (sólo el 2% lo relacionan). La mayoría de los individuos hicieron una sencilla prueba de autodiagnóstico, que trata de la eliminación del gluten por un período de dos a seis semanas y ver si ciertos síntomas recurrentes de salud desaparecen por sí solos. A día de hoy el trigo es el cereal más problemáticos para la salud (haya intolerancia manifestada al gluten o no), ya que ha sido altamente manipulado / hibridado en los años 60-70, durante la llamada "Revolución Verde" y fue creado un híbrido enano (90% del trigo que ahora se cultiva y se consume en todo el mundo) con una alta productividad y resistencia climática. 
El trigo está en el poder, y es uno de los principales motivos de alergias e intolerancias alimentarias. Aunque la razón exacta no estaba clara, muchos expertos señalaron que gran parte del responsable es el exceso de gluten presente en las variedades de trigo. Un tipo de proteína que se encuentra en muchos granos, incluyendo trigo, formando burbujas de aire y creando una textura suave y flexible de particular interés para la industria de panadería / confitería. Debido a la suavidad se consideró deseable y actualmente el trigo es el resultado de sucesivas formas híbridas. Este nuevo híbrido contiene un alto porcentaje de gluten (fuente de proteína gliadina irritante para la mucosa intestinal) cosa que el trigo nuestros antepasados no tuvo, y ahora es molecularmente tan complejo que el cuerpo ya no lo reconoce ni puede digerir / asimilar con eficacia, dando lugar poco a poco a la inflamación y la permeabilidad intestinal precursora de toda una serie de problemas de salud de embriagante naturaleza, debilitante, inflamatoria, alérgica / auto-inmune. Parece que causa reacciones alérgicas en general, particularmente en mujeres de tipo de sangre O. Aunque el trigo puede contener muchos nutrientes, esto no significa que sea necesariamente bueno o fácil de digerir. De hecho el trigo ocupa el segundo lugar, después de los productos lácteos, en alimentos que se quitan en enfermedades físicas y mentales. El gluten (que en latín significa "cola" - tiene una función "pegajosa" - es un pegamento - al mezclar la harina con agua se puede cerrar sobres con este pegamento) interfiere en la disolución adecuada y la absorción de nutrientes en el intestino . 
Como podemos imaginar, los alimentos mal digeridos originan un residuo pastoso en el intestino, lo que da un aviso al sistema inmunológico para que éste entre en acción. Estas partículas de alimentación mal digeridas hace que el cuerpo reaccione adversamente, tratando de controlar el daño mediante el envío de moléculas inflamatorias para el marcado de las partículas de alimentos, lo que resulta en un ataque que también afecta a la mucosa del intestino delgado. Este ataque inflamatorio pone en riesgo de contraer el largo plazo, una enfermedad auto-inmune. La inflamación intestinal, como ahora se sabe, también es responsable de muchas enfermedades cerebrales. La inflamación intestinal puede comenzar cuando el sistema inmune reacciona a una sustancia extraña en el cuerpo.Cuando los anticuerpos del sistema inmunológico entran en contacto con una proteína o antígeno al que una persona es alérgica, la inflamación se desencadena, y se da la liberación de sustancias químicas nocivas llamadas citoquinas. En el caso del gluten, la comida que tiene la mayor concentración de éste es de hecho el trigo moderno. Sí, el trigo es el más problemático de todos los cereales. El trigo moderno es muy diferentes a las variedades ancestrales, tales como Einkorn (el grano bíblico), el kamut o escanda, ya que el trigo actual altamente hibridado utilizado en el 99% de las preparaciones (como pan, galletas, pasta, etc.) tiene 3 elementos no aptos para la salud humana. 

Disección del trigo moderno: 
La verdad es que nuestros antepasados neolíticos comieron cantidades mínimas de este cereal, y lo que ahora llamamos trigo tiene poco que ver con la variedad silvestre que nuestros antepasados consumían esporádicamente. El ancestro del trigo era, al principio, una hierba silvestre. Esta hierba fue cosechada por una tribu semi-nómada de cazadores-recolectores, la Natuvianos, que pueden haber sido los primeros en guardar sus semillas y cultivarlas. Esta hierba era aplastada por la mano y cocinada en una patata. La cantidad de grano que se podría obtener y almacenar de esta hierba les permitió formar aldeas sedentarias, que marca el comienzo de la agricultura moderna. Con el advenimiento de la agricultura, surge el primer cruce de esta hierba silvestre con otra hierba silvestre, dando lugar a la llamada  Einkorn. El Einkorn, trigo original, fue el que, según la Biblia, comía Abraham. El trigo Einkorn es diferente del moderno en varios aspectos. Sus granos son más pequeños y es más estrecho que el trigo moderno. Su contenido de gluten es hasta cuatro veces menor y es de un tipo diferente - es un tipo de gluten, que tiene 14 cromosomas en lugar de los 42 del trigo moderno. 

Trazar brevemente la historia de la hibridación progresiva de trigo hasta el momento actual, puede ayudar a entender por qué hoy el trigo es totalmente diferente. El número básico de cromosomas del trigo de hierba / silvestre es 7. Estos cromosomas forman un genoma con diferentes genomas que son designados A, B, D, y posiblemente otros. Las diferentes especies de trigo esán formadas por uno o más de estos genomas. La transición de trigo / hierba silvestre a trigo moderno se produce a través de una serie aleatoria de hibridaciones entre el Einkorn y otras variedades de malas hierbas. Cada hibridación resultó en una combinación de cromosomas - información genética - diferente, y, por lo tanto, de las características diferentes de la planta resultante. En dos de estos cruces, el Einkorn (cromosomas AA), combinado con otras malezas (BB y DD), resulta en una harina de trigo apropiada para producir un pan más blando (AABBDD). La hierba silvestre (Tritticum Boeticum) que nuestros antepasados neolíticos consumían esporádicamente tenía sólo siete cromosomas, un genoma molecularmente simple. Esta variedad fue inicialmente "domesticada" y se hibridó con otras hierbas silvestres que dan lugar al Einkorn (Tritticum Monococum) con 14 cromosomas (diploides), que es la primera variedad de trigo cultivada. Con la Einkorn se consigue la creación de un "pan" o una pizza densa y quebradiza, pero no una masa suave y flexible, pasteles, pan común suave, rico en proteínas y glutamina gliadina bueno para hornear. Una nueva hibridación da lugar a la variedad llamada Emmer (Tritticum Dicocum) con 28 cromosomas (tetraploide). Entonces se da un nuevo cruce con otra hierba silvestre, creando el antecesor de lo que hoy se conoce como la espelta y kamut (Tritticum aestivum), que tienen 42 cromosomas (hexaploides). Las proteínas del trigo Einkorn son diferentes de la proteína de gluten de trigo Emmer, que a su vez son diferentes de las proteínas del gluten Tritticum aestivum, los parientes más cercanos del trigo moderno. Debido a que los cromosomas de trigo contienen el llamado genoma 14 de Einkorn, tienen el conjunto más bajo de cromosomas, lo que hace que contiene el menor número de variedades de las proteínas del gluten. Los 28 cromosomas  del trigo Emmer, que contiene el genoma con el genoma B añadido, apunta a una variedad más amplia de las proteínas del gluten. Los 42 cromosomas del Tritticum Astevium con genomas A, B y D, tienen la mayor selección de proteínas del gluten, incluso antes de cualquier manipulación humana de sus descendientes sucesivos. A partir de unos 1.950 cruces o híbridos sucesivos siempre han mantenido esta estructura de 42 cromosomas. Sin embargo, los esfuerzos de hibridación de los últimos cincuenta años han generado numerosos cambios adicionales en el código genético del gluten del Tritticum Astevium, algunos de ellos, modificaciones intencionales del genoma D, que proporciona las características estéticas y culinarias de la harina para hornear. Los genes que se encuentran en el genoma D, son, de hecho, los más a menudo identificados como fuentes de proteína de gluten (gliadina y glutamina) que desencadenan la enfermedad celíaca. 

El trigo tan popular en la era moderna, es un producto de una nueva y profunda manipulación / hibridación realizada a mediados de los años 60 en esta ocasión, durante la llamada "revolución verde", se inicia la investigación para aumentar la capacidad de adaptación del trigo a diferentes climas, aumento de la producción, etc., la realización de decenas de miles de experimentos, los sucesivos cruces y la selección de las semillas en busca del almidón y el gluten máximo (que son los elementos esenciales de la estética y textura de los productos de trigo). Las variedades utilizadas fueron expuestas a herbicidas potentes, irradiación, química, etc. y producen cambios profundos en la estructura molecular del trigo, ya muy complejas y diferente de la original, como se ha explicado anteriormente. Estos métodos agresivos se pueden considerar los primeros pasos de la manipulación genética de los alimentos. 
En los años 70 se hizo aumentar la producción de arbustos de trigo de 8 a 9 por hectárea a 90 a 120 por hectárea, y la nueva planta tenía una mayor cantidad de granos para que se caiga al ser cosechada. Esta nueva variedad de trigo es ahora el 90% de la producción mundial de este cereal! El hombre que desarrolló esta nueva variedad de trigo, el científico estadounidense Norman Borlaug,  recibió el Premio Nobel y se comprometió a alimentar a millones de personas que padecen hambre en el mundo. Y de hecho lo hizo, y también ahora nutre por millones la obesidad y las enfermedades. 
La enfermedad celíaca es 4 veces más común hoy en día que hace cincuenta años, y la razón principal es el cambio profundo de la calidad del trigo, que acaba de tener lugar en este periodo. La primera gran diferencia de este trigo enano es el alto contenido de almidón amilopectina A. Es gracias a él que recibimos panes tan majos. Pero es un almidón con el que son suficientes dos rebanadas de pan, incluso integrales, para aumentar el contenido de azúcar en la sangre a niveles insalubres. Hay que entender que no hay diferencia significativa entre trigo integral o harina refinada (la famosa harina blanca) en el tema de la glucosa en sangre. En las personas con diabetes, el pan blanco puede elevar la glucosa en sangre en un 70 a 120 mg / dl sobre los niveles iniciales. Está claro que los alimentos con un alto índice glucémico dan como resultado la acumulación de grasa en el vientre o las caderas, la activación de los mecanismos inflamatorios en el cuerpo y la creación de la esteatosis hepática, o degeneración grasa del hígado.El exceso de azúcar en la sangre es el principal factor que resulta en la diabetes tipo 2 y la obesidad. La harina moderna, tiene un promedio de aproximadamente 70 a 100% del peso total de hidratos de carbono. Los almidones del trigo son los hidratos de carbono complejos que algunos nutricionistas aman. "Complejo" significa que los hidratos de carbono de trigo se componen de polímeros (cadenas repetidas) de la glucosa de azúcar. De los hidratos de carbono complejos del trigo, 75% corresponde a la cadena de unidades de glucosa en forma de ramas, amilopectina, amilopectina A. Este tipo particular de amilopectina eleva los niveles de azúcar en la sangre más que otros hidratos de carbono complejos. Esta información no es nueva. Un estudio realizado en 1981 en la Universidad de Toronto puso en marcha el concepto de índice glucémico, es decir, la medición de los efectos que producen los carbohidratos en azúcar en la sangre: cuanto mayor es el azúcar en la sangre después de comer un alimento en particular en comparación con la glucosa, mayor es el índice glucémico. Esto tiene importantes implicaciones para el peso corporal, ya que la glucosa siempre debe ir acompañada de la insulina, la hormona que permite que la glucosa entre en las células del cuerpo, la conversión de grasa el exceso de glucosa. Cuanto mayor es la glucosa en sangre después de la comida, se da una mayor secreción de insulina y mayor es la cantidad de grasa depositada. Esto es particularmente exagerado cuando los alimentos con un alto índice glucémico se acompañan con grasas que, además, causan resistencia a la insulina mediante el aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Esta situación a medio plazo crea un estado pre-diabético, y en el largo plazo culmina inevitablemente en la diabetes tipo 2. 

Otro factor que merece atención en relación con el trigo actual es la presencia en su composición molecular de una especie de "super gluten", una gama causante de la inflamación en los tejidos de las personas que tienen predisposición y que es más más eficaz que el gluten presente en cereales no híbridos. En comparación con el Einkorn,el  trigo moderno tiene al menos el doble de cantidad y variedad de moléculas de gluten. La enfermedad celíaca se produce en personas que tienen una predisposición genética conocida como HLA DQ2 o DQ8, que se produce en aproximadamente el 30% de la población, mientras que el 99% de las personas que sufren de intolerancia severa al gluten y trigo no son diagnosticados como tales . Estamos hablando de un problema que afecta a muchas personas que pasan por el sufrimiento de los síntomas que no están asignados a una causa real. Sin duda, es algo que debe ser considerado. En un estudio realizado por investigadores estadounidenses estudiaron el efecto de la gliadina (una proteína del gluten) en la permeabilidad intestinal de varios pacientes, divididos en 4 grupos; celiacos considerados "activos", celiacos en remisión, sensible / intolerante al gluten, y "testigos" en una dieta que contiene gluten. Los investigadores realizaron endoscopias y biopsias y recuperaron muestras. También se mide el aumento de una proteína anti-inflamatoria (interleucina-10), una molécula que calma la respuesta inmunitaria en el intestino. El resultado fue, después de la exposición a la gliadina aumento de la permeabilidad intestinal en todas las materias, incluidas las que aparentemente no parecen sensibles al gluten. Los resultados sugieren que la exposición a gluten conduce a una alteración de la función de barrera intestinal, tanto en los pacientes celíacos como en los sensibles / intolerante al gluten. La barrera intestinal es parte del sistema de vigilancia inmune: una barrera intestinal de la mucosa intestinal saludable está diseñada para ser impermeable a macromoléculas tales como la gliadina, gracias a las uniones estrechas que existen entre las células. La permeabilidad intestinal es un factor clave en la aparición de reacciones inflamatorias y en las enfermedades autoinmunes, ya que favorece el paso anormal en el intestino, después de que el tracto digestivo, fragmentos de proteínas o materiales anti-neos que pueden desencadenar una respuesta del sistema inmunológico. Una barrera intestinal deficiente puede desempeñar un papel negativo en enfermedades inmunes. El gluten aumenta la permeabilidad intestinal y como tal puede facilitar el paso de fragmentos de proteínas que provocan la inflamación y las respuestas autoinmunes en el organismo. Cuando en repetidas ocasiones comemos un alimento que el cuerpo no puede procesar correctamente el sistema inmunológico lo trata como un invasor, y lucha contra él. Cuando esto se repite y de manera frecuente, el tracto intestinal eventualmente se convierte en un inflamado crónico, lo que daña la mucosa, y hace que se pierda la capa protectora que impide que las bacterias invasoras y las moléculas de alimento no digerido penetrar en el torrente sanguíneo y extendido por todo el cuerpo, dando lugar a la inflamación sistémica por el hecho de que el sistema inmune comienza a luchar contra estas "moléculas de proteína invasivas." 
La inflamación sistémica es el comienzo de muchas y variadas enfermedades tales como enfermedad cardíaca, la demencia, el autismo, el cáncer y muchas otras. Es realmente sorprendente que la medicina convencional tenga tanta resistencia para realizar la asociación entre la alimentación y la salud. Todo se vuelve claro cuando nos damos cuenta de que la intolerancia a los alimentos en general es, por regla general, una respuesta del sistema inmune. La intolerancia también puede ocurrir si el cuerpo no tiene las enzimas necesarias para digerir los ingredientes alimentarios. En el caso de gluten, sus características adhesivas y pegajosas interfieren con la disolución y absorción de nutrientes en el intestino. Sin embargo, hay muchas personas que no tienen signos evidentes de trastornos gastrointestinales, pero pueden estar experimentando bastante el ataque a cualquier parte de su cuerpo, como el sistema nervioso. Los problemas digestivos y alergias a los alimentos son mucho más fáciles de identificar a través de síntomas como gases, hinchazón, dolor, estreñimiento y diarrea, pues se manifiestan de inmediato. Pero el cerebro es un órgano más indefinido. Podemos sufrir un daño a nivel molecular sin ser conscientes. Es generalmente conocido que un pequeño porcentaje de la población tiene un sistema digestivo sensible al gluten - una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno. Pero es posible que casi todos nosotros tengamos un cerebro que reacciona negativamente a este ingrediente? 
Cuando se trata de intolerancia al gluten, una de las primeras cosas que la gente suele decir es: "Bueno, yo no sufro de la enfermedad celíaca. He hecho un análisis "Es importante tratar de explicar lo mejor que se pueda, que hay una gran diferencia entre la enfermedad celíaca y la intolerancia al gluten. El objetivo aquí es dar la idea de que la enfermedad celíaca, también conocida como celiaquía es una manifestación extrema de la intolerancia al gluten. La enfermedad celíaca se produce cuando hay una reacción alérgica al gluten, que alcanza el intestino delgado. A pesar que de los expertos estiman que una de cada 200 personas sufre de enfermedad celíaca, probablemente el número más correcto sea un caso por cada 30 personas, ya que hay muchas personas a las que la enfermedad no se ha diagnosticado. Por otra parte, las personas pueden tener una predisposición genética por sólo una alergia al gluten leve, aumentando así la intolerancia al gluten. 

Dejando de lado las reacciones más extremas que desencadenan una enfermedad autoinmune, como la enfermedad celíaca, es importante darse cuenta de que la intolerancia al gluten puede afectar a cualquier órgano, incluso si no afecta el intestino delgado. Así que incluso si una persona no sufre de la enfermedad celíaca, el resto del cuerpo - incluyendo el cerebro - está en riesgo si hay sensibilidad al gluten. Cuando le dices a la gente que la intolerancia al gluten puede representar uno de los peligros más grandes y una de las amenazas de los alimentos más subestimados de la humanidad, responden casi siempre la misma: "No puede ser. No todo el mundo es intolerante al gluten. Por supuesto, es posible, si sufres de enfermedad celíaca, pero pocas personas sufren de esta enfermedad "Y cuando se recuerda a la gente que los últimos avances de la ciencia indican que el gluten es dañino, provocando no sólo la demencia, sino también la epilepsia, el dolor cabeza, la depresión, la esquizofrenia, la hiperactividad y déficit de atención (TDAH) e incluso la falta de libido, hay una tendencia generalizada de la respuesta: "No entiendo." Todas las personas dicen esto porque saben que el gluten está principalmente relacionado con la salud intestinal, y no con el bienestar neurológico / mental. El gluten no es sólo un problema para las personas con enfermedad celíaca (una enfermedad autoinmune que afecta a una pequeña minoría). El cuarenta por ciento de nosotros no procesa correctamente el gluten, y el 60 por ciento restante puede estar en riesgo. 
La pregunta que tenemos que hacernos es la siguiente: ¿Qué pasaría si todos somo intolerantes al gluten desde el punto de vista del cerebro? La mayoría de nosotros conocemos y ha reconocido la idea de que el azúcar y el alcohol tienen propiedades que nos dan una sensación de bienestar y provocan dependencia. Pero se aplica lo mismo a los alimentos que contienen gluten? La idea de que el gluten puede cambiar nuestra bioquímica, hasta el punto de llegar al centro de placer y adicción de nuestro cerebro es increíble. Y da miedo. Mientras que la intolerancia al gluten no pueda ser igual a la de una persona con la enfermedad celíaca, comparto toda esta información por una buena razón: Se os mostrará que todos podemos ser intolerantes al gluten, desde un punto de vista neurológico. Lo que pasa es que no nos damos cuenta ya que no hay signos visibles de un problema que ataca a las profundidades de los confines tranquilos de nuestro sistema nervioso y el cerebro. 

Recuerda: el centro de casi todos los trastornos y las enfermedades es la inflamación. Cuando introducimos lo que puede desencadenar una respuesta inflamatoria, hay más riesgos para la salud de malestares crónicos diarios tales como dolores de cabeza y problemas de concentración, de enfermedades más graves, como depresión y Alzheimer. Incluso podemos hablar de casos que no han logrado solucionar los médicos desde hace milenios, como la esquizofrenia, la epilepsia, la depresión, el trastorno bipolar, y, más recientemente, el autismo y la hiperactividad / déficit de atención (TDAH), que ahora se asocian con la intolerancia al gluten . Es evidente que hay que entender que el gluten puede tener efectos no sólo en el cerebro normal, sino también en los cerebros vulnerables. También es importante recordar que cada uno de nosotros es único en lo que respecta a nuestro genotipo (ADN) y el fenotipo (la expresión de genes con el medio ambiente). En mí una inflamación no detectada puede resultar en obesidad o una enfermedad del corazón, mientras que en otra persona puede dar lugar a una enfermedad autoinmune. La investigación también ha demostrado que la reacción del sistema inmunológico al gluten conduce a la activación de moléculas de señalización que, básicamente, desencadenan la inflamación e inducen la llamada enzima COX-2, que conduce a una mayor producción de química inflamatoria en el cuerpo. 

Conclusión: la intolerancia al gluten - con presencia o ausencia de enfermedad celíaca - aumenta la producción de citoquinas inflamatorias, y estas citoquinas inflamatorias son agentes clave de las enfermedades neurodegenerativas. Además, el órgano más susceptibles a los efectos dañinos de la inflamación es el cerebro. Este es uno de los órganos más activos del cuerpo. Aunque la barrera sangre-cerebro actúa como un gran tutor para evitar que ciertas moléculas crucen desde la sangre al cerebro, este sistema no está protegido. Hay muchas sustancias que pueden colarse a través de esta puerta y causar efectos secundarios, y los derivados del gluten son unas de ellas. 

El trigo moderno no contiene sólo almidón muy muy concentrado y "super gluten", lo que crea obesidad altamente inflamatoria. También contiene un potencial adictivo, estimulante del apetito y desestabiliza la mente. Muchas personas han experimentado un ataque de euforia después de comer pan, bollos, rosquillas, croissants, y muchos piensan que es causado por otros factores. Nuestro cerebro con trigo se comporta de la siguiente manera: la digestión del trigo produce compuestos similares a la morfina que se unen a los receptores de opiáceos en el cerebro. Esto provoca una forma de "recompensa"o una euforia leve. Cuando el efecto se bloquea, a base de no comer alimentos con gluten productores de exorfinas, algunas personas sienten una privación claramente desagradable. Es muy común escuchar a la gente decir que no pasa un día sin comer pan. Específicamente, se encontró que el gluten tienen 15 secuencias opioides, cuando se ingiere y se digiere e interfiere químicamente con el cerebro normal, resultando en problemas de aprendizaje. En un artículo titulado "Eschizophrenia y péptidos neuroactivos dietéticos," se habla de TC Dohan como el gluten de trigo y otras formas de creación de actividad endórfica, que proviene, probablemente, de los aditivos. Todo el trigo contiene más fibra y nutrientes en su forma refinada, pero también contiene más gluten, que desestabiliza por completo nuestro sistema nervioso. El gluten altera decisivamente nuestra bioquímica tanto como para llegar al centro del placer y a la adicción de nuestro cerebro. Ahora sabemos que el gluten / gliadina se divide en el estómago y se convierte en una mezcla de polipéptidos que son adictivos - y estimulan el apetito - y son capaces de cruzar la barrera sangre-cerebro mediante la unión a receptores opioides del cerebro, produciendo un incremento sensorial . Este es el mismo receptor al que están unidos los narcóticos, creando un efecto de placer adictivo. 

La Dra. Christine Zioudrou y sus colegas del Instituto Nacional de Salud, llaman exorfinas a estos polipéptidos que atacan el cerebro. Esta es una abreviatura de los compuestos exógenos similares a la morfina, distinguiéndolos de endorfinas, analgésicos producidos naturalmente por el cuerpo. Lo más interesante de estos exorfinas, y confirmando su impacto en el cerebro es el hecho de que saben que pueden ser arrestados por bloquear los opiáceos como los medicamentos utilizados para revertir la acción de los fármacos opiáceos como la heroína, la morfina y la oxicodona (es curioso que las patatas normales también contienen este componente opioide). Este tipo de sustancias - exorfinas - está estrechamente relacionada con causas problemas tales como la esquizofrenia y el autismo, sino también con adicciones conductuales como el apetito incontrolado y muchos trastornos de la alimentación. En el mejor de los casos, las exorfinas hacen que el cerebro indique que se debe comer más alimentos y aumentar el consumo de calorías. Las personas que eliminan el trigo de su dieta consumen menos calorías. De todos modos todos estos efectos simples son reversibles. Si se deja de comer el grano, el efecto se disipa, el cerebro se recupera. Pero los efectos del trigo efecto no terminan aquí ... Entre los más preocupantes son aquellos que actúan en el tejido cerebral ... no "sólo" en los pensamientos y comportamientos, sino también en el cerebro, el cerebelo y otras estructuras del sistema nervioso, con consecuencias que van desde la falta de coordinación para la incontinencia, convulsiones a la demencia. Y a diferencia del fenómeno adictivo, no son todos reversibles. Las personas que padecen ataxia cerebral  (usan silla de ruedas o apoyos para caminar), suelen tropezar con obstáculos obvios. Algo ha dañado su capacidad para moverse por el mundo, haciendo que pierdan el control sobre las funciones de equilibrio y coordinación. La ataxia cerebral es progresiva y empeora año tras año, los que la sufren no son capaces de peinarse, cepillarse los dientes e ir al baño solos. Las actividades más básicas de cuidado de los mismos tendrá que ser realizado por otra persona. Entre el 10 y el 22,5% de las personas con enfermedad celíaca muestran problemas del sistema nervioso.En todas las formas de ataxia que se diagnostican, 20% manifiestan marcadores anormales del gluten. Las personas que padecen ataxia sin saber por qué - quiero decir, no se puede identificar la causa - tienen marcadores del gluten anormales en la sangre y son el 50 por 100 de los afectados. Problema: la mayoría de las personas con ataxia desencadenada por el gluten de trigo no tienen síntomas o signos de enfermedades intestinales o síntomas similares a la enfermedad celíaca que envían una señal de que hay sensibilidad al gluten. 
La respuesta inmune destructiva responsable de la diarrea y calambres abdominales en la enfermedad celíaca también se puede conducir hacia el tejido cerebral. Aunque, desde 1996, se sospecha de la relación entre el gluten y el daño neurológico cerebral subyacente, se pensó que esto era debido a las deficiencias nutricionales que acompañan a la enfermedad celíaca. Más recientemente, se hizo evidente que la participación del sistema cerebral y nervioso es el resultado directo de un ataque inmunológico sobre las células nerviosas. Los anticuerpos provocados por el gluten pueden unirse a las células de Purkinje del cerebro. El tejido cerebral, tal como las células de Purkinje, no es capaz de regenerarse: una vez dañado, las células de Purkinje lo están para siempre. Además de la pérdida de equilibrio y coordinación, la ataxia cerebral puede crear fenómenos extraños como se dice en lenguaje arcaico de Neurología: nistagmo (temblor involuntario lateral del globo ocular), mioclonías (sacudidas involuntarias de los músculos) y (movimientos involuntarios caóticas coreanos termina). Un estudio de 104 personas con ataxia cerebral también reveló problemas con la memoria y las habilidades verbales, que sugieren que la destrucción inducida por el trigo puede implicar el tejido cerebral, el asiento del pensamiento y la memoria. Con la eliminación del gluten de la dieta debido a la limitada capacidad del tejido cerebral para regenerar, se produce sólo una limitada recuperación de la función neurológica. La mayoría de las personas simplemente no pueden empeorar, ya que se detenga el flujo de entrada de gluten. Mientras que la ataxia cerebelosa es debido a las reacciones inmunes en el cerebro causado por el trigo, los nervios de las piernas, la pelvis y otros órganos presenta una condición paralela. Se llama neuropatía periférica. Una causa común de neuropatía periférica es la diabetes, entre otras manifestaciones de un sistema nervioso fuera de control. Un grado similar de caos se produce en el sistema nervioso con la exposición al trigo. 

Al igual que en la ataxia cerebelosa, la mayoría de los pacientes no tienen síntomas intestinales que indican la enfermedad celíaca debido a que el sistema nervioso humano es complejo, formado por redes entrecruzadas y células nerviosas y la neuropatía periférica causada por la exposición al trigo puede manifestarse en una amplia variedad de formas dependiendo del grupo de nervios afectados. El síntoma más común es la pérdida de sensibilidad en ambas piernas, junto con un mal control de los músculos de las piernas. De una manera menos frecuente, puede ser afectado sólo un lado del cuerpo (neuropatía asimétrica), o puede ser afectado el sistema nervioso autónomo, la parte del sistema nervioso responsable de las funciones automáticas tales como la presión arterial, frecuencia cardiaca, y control del intestino y la vejiga. Si el sistema nervioso autónomo se ve afectado, esto puede dar lugar a fenómenos como la pérdida de conocimiento o malestar en reposo debido a un mal control de la presión arterial, la incapacidad para vaciar la vejiga o los intestinos, y una frecuencia cardíaca demasiado alta. Hoy en día ya se ha empezado a publicar literatura médica que documenta este vínculo entre los trastornos del movimiento y la intolerancia al gluten y algunos médicos han logrado identificar y tratar a un número de individuos en los trastornos del movimiento debido a un cambio en el que se excluye el gluten. Estos casos no son casos aislados. Reflejan las normas que se han producido en muchos otros pacientes. Se pueden presentar síntomas muy diferentes, pero tienen un factor común: la intolerancia al gluten. 

El neurólogo Dr. David Perlmutter, autor de "Cerebro de harina", cree que el gluten es un veneno de los tiempos modernos y que su investigación está llevando a muchos médicos a reevaluar todo lo que se sabe acerca de las enfermedades cerebrales. Cada vez más estudios han confirmado la relación entre la intolerancia al gluten y la disfunción neurológica. Esto ocurre incluso con las personas que no tienen problemas para digerir el gluten, en el que las pruebas de intolerancia al gluten dan negativo. El Dr. David Perlmutter neurólogo, autor de "cerebro harina", dice que verifica esta situación todos los días en su clínica, diciendo que muchos pacientes le buscan después de haber "intentado todo" y habiendo consultado muchos otros médicos para resolver sus problemas. Ya se trate de dolores de cabeza y migrañas, síndrome de Tourette, convulsiones, insomnio, ansiedad, hiperactividad y déficit de atención, depresión o síntomas extraños simplemente no identificados, una de las cosas que prescribe es la eliminación total del gluten en la dieta . Y los resultados siguen sorprendiendo. Según el Dr. David Perlmutter, la intolerancia al gluten siempre afecta el cerebro. 

Voy a compartir con ustedes lo que el Dr. Rodney Ford, de "Gastroenterología y Alergia Clínica de los Niños", en Nueva Zelanda, propuso en 2009, en un artículo publicado, convenientemente titulado "El síndrome del gluten: una enfermedad neurológica": "El problema crucial del gluten  es su interferencia en la red neuronal del organismo ... El gluten se asocia con daño neurológico en los pacientes que sufren, o no, de la enfermedad celíaca. Los glutenes están enormemente implicados cuando se trata el daño de las redes neurológicas. Se estima que al menos una persona de cada diez será intolerantes al gluten. Su impacto en la salud es enorme. Comprender el síndrome del gluten es importante para la salud de la comunidad en general "

La gliadina (una proteína de trigo) es un compuesto activo que aumenta en gran medida los antojos de las personas. Debido a los efectos estimulantes de la gliadina, la gente, cuando come alimentos con trigo, consume alrededor de 400 calorías más por día. Esto explica por qué los fabricantes de alimentos añaden trigo para todo. Incluso se oculta en productos como la salsa de tomate bajo nombres tales como "almidón modificado". Específicamente, la intolerancia al gluten es causada por niveles elevados de anticuerpos contra la gliadina - un componente de la proteína del gluten. Cuando el anti-cuerpo se une a esta proteína, la creación de un anti-cuerpo gliadina, para activar ciertos genes que desarrollan un tipo particular de células inmunes dentro del cuerpo. Cuando se activan estos genes, la citoquina inflamatoria, se acumulan químicos  y se puede dañar el cerebro. Las citoquinas son bastante hostiles al tejido cerebral perjudicial y hacen el cerebro vulnerable y se vuelve disfuncional, lo que lleva a enfermedades que se extienden principalmente por agresión. El otro problema de los anticuerpos antigliadina es que pueden estar unidos directamente a las proteínas específicas presentes en el cerebro, que son similares a la gliadina, proteína que se encuentra en los alimentos que contienen gluten, pero que los anticuerpos antigliadina no pueden distinguir.Ya se ha hablado de ello durante años, y se sabe que la formación de más citoquinas inflamatorias es un círculo vicioso. Teniendo en cuenta esto, no es de extrañar comprobar el exceso de citoquinas en la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, e incluso en el autismo. La investigación ha demostrado que hay algunas personas en las que la esclerosis amioptrófica lateral (ALS) o enfermedad de Lou Gehrig son mal diagnosticadas, y sólo tienen intolerancia al gluten. Al quitar el gluten de la dieta, bajan los síntomas. 

Como dijo el profesor Marios Hadjivassiliou, uno de los investigadores más reconocidos en el campo de la intolerancia al gluten y gran cerebro del Hospital Royal Hallamshire en Sheffield, en un artículo publicado en la revista The Lancet en 1996: ... "Nuestros resultados sugieren que la intolerancia al gluten es común en pacientes con enfermedades neurológicas de causa desconocida, que es significativa desde el punto de vista etiológico." Para los terapeutas y médicos que tratan a diario con enfermedades cerebrales de "causas desconocidas", la declaración del Dr. Hadjivassiliou es muy sabia, si tenemos en cuenta que alrededor del 99 por ciento de las personas con un sistema inmunológico que reacciona negativamente al gluten, ni siquiera lo saben. Dr. Hadjivassiliou afirma, además, que "la intolerancia al gluten puede ser, por encima de todo, a veces exclusivamente, una enfermedad neurológica." En otras palabras, las personas con intolerancia al gluten pueden tener problemas en el cerebro sin tener problemas gastrointestinales. El Dr. Hadjivassiliou y sus colegas presentaron estos hechos en una editorial en el Journal of Neurology, Neurocirugía y Psiquiatría, en 2002, titulado "La intolerancia al gluten - Enfermedades Neurológicas": "Me tomó casi 2.000 años para darme cuenta de una proteína alimentaria común introducida en la alimentación de los seres humanos en una etapa relativamente tardía en términos evolutivos (unos 10.000 años), puede causar enfermedades no sólo a nivel intestinal, sino también en la piel y el sistema nervioso. Las manifestaciones neurológicas de la intolerancia al gluten pueden ocurrir sin que se manifiestan en el intestino, y los neurólogos deben estar familiarizados con las manifestaciones y los medios de diagnóstico de esta enfermedad neurológica. La intolerancia al gluten se define con mayor precisión como un alto estado de respuesta inmune en personas genéticamente susceptibles. Esta definición no implica la participación del intestino. Es un error pensar que la intolerancia al gluten afecta sólo el intestino delgado ". Durante más de una década, el Dr. Hadjivassiliou ha demostrado en repetidas ocasiones que una dieta sin gluten puede curar de forma permanente los dolores de cabeza de los pacientes con intolerancia al gluten. En un artículo que escribió para la revista Lancet Neurology en 2010, hace una declaración fuerte para que cambiemos nuestra percepción de la intolerancia al gluten. Para él y sus colegas, lo más importante es transmitir la idea de la asociación, considerada imposible, entre la intolerancia al gluten y la disfunción cerebral. En 2012, investigadores de la Columbia University Medical Center en Nueva York, finalizaron un estudio de un año que registró dolores de cabeza crónicos en el 56 por ciento de las personas con intolerancia al gluten, y el 30 por ciento entre las personas que sufren de la enfermedad celíaca ( las personas que no tenían comentarios positivos para la intolerancia al gluten, también no tienen la enfermedad celíaca, pero tenían síntomas cuando comieron alimentos con trigo). También encontraron que el 23 por ciento de las personas con enfermedad inflamatoria del intestino (colon irritable) sufría de dolores de cabeza crónicos. El Dr. Alexandra Dimitrova también dijo que muchos de sus pacientes tienen una mejora significativa con respecto a la frecuencia y severidad de los dolores de cabeza por lo que al adoptar una dieta libre de gluten; en algunos casos, los dolores de cabeza desaparecen por completo. El Dr. Marios Hadjivassiliou, que hace referencia a este trabajo, ha llevado a cabo extensos estudios sobre los dolores de cabeza y la intolerancia al gluten. En su fantástico trabajo se destacan imágenes de resonancias magnéticas que revelan profundos cambios en la materia blanca de los pacientes que sufren de dolores de cabeza y que son intolerantes al gluten. Las anomalías son indicativos de la inflamación. La mayoría de estos pacientes es resistente a los tratamientos normales con medicamentos, pero una vez que dejan de consumir gluten se sienten aliviados de su sufrimiento. La idea de que nuestros cerebros son sensibles a lo que comemos ha ido moviéndose tranquilamente en la literatura médica más prestigiosa. Esta información nos lleva a ser puesta en conocimiento de la población que se ha defraudado cada vez más por una industria que vende alimentos que dice que son "nutritivos". También ha llevado a los médicos y científicos a cuestionar lo que consideramos como "saludable". Si los carbohidratos con gluten interfieren lentamente con la salud y el funcionamiento de su cerebro a largo plazo, ¿qué más se puede hacer a corto plazo? ¿Esto conduce a cambios de comportamiento, la concentración se ve afectada y se han producido algunas perturbaciones y cambios de humor como la depresión? Puede contribuir a dolores de cabeza crónicos e incluso migrañas? Sí
"Los cereales en el cerebro" no hacen más que perjudicar la neurogénesis y aumentar el riesgo de problemas cognitivos, que en silencio progresan con el tiempo. Los números de los trastornos mentales y del comportamiento son cada vez más altos. Aunque todavía no se ha determinado completamente la relación entre la intolerancia al gluten y los problemas conductuales y psicológicos, ya tenemos algunos datos, confirmados por más y más casos clínicos: - Las personas con enfermedad celíaca tienen un riesgo mucho mayor de sufrir retrasos en el desarrollo, discapacidad, trastorno de tics (síndrome de Tourette) y el déficit de atención / hiperactividad (TDAH) aprendizaje. - La depresión y la ansiedad son muchas veces agudas en pacientes que son intolerantes al gluten. Esto se debe principalmente a las citoquinas inflamatorias que bloquean la producción de neurotransmisores como la serotonina clave, esenciales para el control de estado de ánimo. Con la eliminación de gluten, ya menudo los productos lácteos, muchos pacientes pueden liberarse no sólo del estado de ánimo de los problemas, sino de otros problemas causados por un sistema inmunológico sobrecargado tales como alergias y artritis. - Entre las personas con trastornos del espectro autista (TEA), el 45 por ciento sufren de problemas gastrointestinales. Aunque no todos los síntomas gastrointestinales DEA resultado de la enfermedad celíaca (azúcar y lácteos parece demasiado complicado), los estudios muestran una alta prevalencia de la enfermedad celíaca en los casos de autismo infantil, en comparación con la población general. Creo que todos estamos de acuerdo que las funciones cerebrales "superiores" como el pensamiento, el aprendizaje y la memoria deben estar fuera del alcance de intrusos. 

La mente representa la suma de todo lo que eres y tu experiencia. Nadie quiere que vecinos entrometidos o anunciantes de productos tengan acceso a las áreas privadas de nuestra mente. Para el trigo nada es sagrado. Tampoco tu cerebelo, ni tu corteza cerebral. Aunque no es capaz de leer tu mente, sin duda puede influir en lo que sucede dentro. El efecto del trigo en el cerebro no tiene sólo una influencia en el estado de ánimo, la energía y el sueño. El daño cerebral puede ser realidad, como en el caso de la ataxia cerebelosa. Sin lugar a dudas, la corteza cerebral, el centro de la memoria y el pensamiento superior es el almacén de tu personalidad única y sus recuerdos, la "materia gris" de tu cerebro, también puede caer en la batalla inmunológica contra el trigo, dando como resultado una encefalopatía o enfermedad del cerebro. La encefalopatía por el gluten se manifiesta con dolores de cabeza causados por migrañas y síntomas de ataque similares, tales como la pérdida de control de un brazo o una pierna, dificultad para hablar o problemas visuales. 

 Las propiedades adictivas del trigo (que ... coincidencia o no pueden ser bloqueadas por opiáceos), por ejemplo, que se expresan por la tentación y la obsesión irresistible, no se deben directamente al gluten, sino a las exorfinas, el producto de la descomposición del trigo . A pesar de que no se ha identificado el componente del trigo responsable de las distorsiones de comportamiento en las personas con esquizofrenia, los niños con autismo, déficit de atención e hiperactividad, es probable que estos fenómenos también se deban a exorfinas del trigo y no a una respuesta inmune desencadenada por el gluten. Los efectos no asociados al gluten se pueden añadir a los efectos del gluten. La influencia psicológica de las exorfinas del trigo sobre el apetito y el impulso, así como los efectos de la glucosa-insulina, y quizás otros efectos del trigo que aún no se describen se pueden dar solos o en combinación con efectos inmunes. La variedad de formas en que se sienten los efectos del trigo a nivel neurológico complica la realización del "diagnóstico". Los potenciales efectos inmunológicos pueden ser calibrados con los estudios de la sangre de los anticuerpos. Sin embargo, no hay efectos inmunológicos que son reveladas por análisis de sangre y, por lo tanto, son más difíciles de identificar y cuantificar.

Cabe añadir que el gluten no es el único villano potencial en esta harina de trigo moderna. Además del gluten, hay aproximadamente un 20% de otras proteínas del gluten diferentes. En total hay más de 1.000 proteínas adicionales / agregadas que tienen la intención de cumplir funciones como la protección de los agentes patógenos de granos, generando resistencia al agua y proporcionar las funciones reproductivas. Hay aglutininas, peroxidasa, a-amilasas, las serpinas, y acil-CoA oxidasa, mencionar cinco formas de deshidroginase gliceraldehído-3-fosfato. También mencionar el b-purotionina, puroindolinas A y B y sintasas almido. Como este "buffet" de las proteínas y enzimas no eran suficientes, los fabricantes de alimentos también han utilizado enzimas de hongos, tales como celulasas, glucoamilasas, xilanasas, xilosidasas y B para mejorar la textura de la levadura y productos de trigo. Muchos panaderos también añadieron harina de soja para mejorar la masa y la blancura pan introducir otros tipos de proteínas y enzimas. Este "cóctel", que se refiere sólo a la harina moderna está "tapado" y ha dado lugar a por ejemplo, un pan sabroso, al que cada vez más comúnmente se agregan a veces docenas de otras sustancias !! 

No cabe duda de que toda esta charla sobre el gluten relacionándolo con trastornos psicológicos plantea interrogantes sobre el papel gluten en casi todos los problemas relacionados con el cerebro, con la enfermedad más común en los Estados Unidos - problemas de ansiedad que afectan a 40 millones adultos - enfermedad más compleja y abrumadora como la esquizofrenia y el trastorno bipolar. Por supuesto, estas últimas enfermedades también están influenciadas por factores genéticos y ambientales, pero numerosos estudios diferentes demuestran que la intolerancia al gluten también tiene su influencia. Y las personas que sufren de la enfermedad celíaca tienen un mayor riesgo de contraer estas enfermedades psiquiátricas, que nadie. Además, ahora tenemos la confirmación de que no toleran el gluten madres que tienen hijos con 50 por ciento de posibilidades de que van a desarrollar esquizofrenia. Un estudio revela que los bebés de las mujeres intolerantes al gluten tienen un mayor riesgo de esquizofrenia u otros trastornos psiquiátricos. Este es un descubrimiento revelador y escalofriante, que debe ser distribuido a las madres. El estudio publicado el año pasado en el American Journal of Psychiatry, es aportar una gran cantidad de evidencia de que muchas de las enfermedades que se presentan en la edad avanzada viene antes y poco después del nacimiento. Los autores del estudio, que trabajan en el centro Johns Hopkins y el Instituto Karolinska en Suecia demostraron que esta una manera fantástica: "El estilo de vida y los genes no son los únicos factores que presentan riesgos de enfermedades y factores y la exposición antes, durante y después del nacimiento pueden contribuir a programar nuestra salud como adultos.Nuestro estudio es un ejemplo que ilustra y sugiere que la intolerancia alimentaria, antes de nacer, puede contribuir al desarrollo de la esquizofrenia o enfermedad similar veinticinco años después ". Los autores informaron en su estudio de una observación histórica fascinante. Sólo después de la Segunda Guerra Mundial se comenzó a sospechar de la relación entre los trastornos psiquiátricos y la intolerancia alimentaria materna. De acuerdo a Carlton Fredericks también autor de "Psycho-Nutrición" en Europa durante la segunda guerra mundial, cuando se redujeron las importaciones y el consumo de trigo / racionados a 50%, los ingresos por casos de esquizofrenia en instituciones de salud mental se redujo en casi el mismo porcentaje ". En Taiwán se informó que nativos de la isla que consumen pocos cereales tienen un índice 2/3 menos casos de esquizofrenia que el norte de Europa. 

Si el gluten es tan perjudicial, ¿como hemos sobrevivido a lo largo de este tiempo, si lo comemos? Una vez más, la respuesta es: no nos hemos comido el mismo tipo de gluten de la época en que nuestros antepasados aprendieron a cultivar y para moler el trigo. Los cereales que comemos hoy en día tienen poco que ver con los cereales que se han convertido en parte de nuestra dieta, hay cerca de 10.000 años. Y aunque nuestra composición genética no ha cambiado significativamente, nuestra cadena alimentaria ha experimentado cambios significativos en los últimos 50 años.  La actual producción de alimentos nos permitió crear y cultivar nuevo cereal híbrido que contiene, como en el caso del trigo, alrededor de 40 veces más de gluten de los cereales que crecían hace unas décadas. 

Es hora de crear nuevos patrones de significado de "la intolerancia al gluten". El problema del gluten es mucho más grave de lo que nadie imaginaba.. Muchos de los síntomas de los trastornos neurológicos, psicológicos y de comportamiento pueden ser revertidos por la simple eliminación del trigo de nuestra comida y tomar algunos suplementos como Omega-3 DHA y probióticos. La mayoría de la gente de inmediato busca de drogas para intentar tratar los dolores de cabeza, sin ser consciente de que algunos pequeños cambios en sus hábitos son muy eficaces y totalmente gratis. Al eliminar el trigo y el gluten de la dieta, algunas personas han visto cambios muy grandes en la salud , por ejemplo, un chico de 23 años, que vio desaparecer sus temblores incapacitantes después de hacer cambios simples en la dieta. Los cambios que este chico se ha encontrado son impresionantes, sobre todo si pensamos que un simple cambio de comida puede tener un impacto tan significativo. Del mismo modo, numerosos casos de pacientes epilépticos que no pudieron tienen convulsiones en el día de los cereales reemplazados por más grasa de buena calidad y proteínas. Sin embargo, es importante saber que hay a veces en algunos casos, una cantidad de tiempo necesario para "convertir" las cosas en el cerebro. Al igual que con algunos trastornos del comportamiento como el TDAH y ansiedad, que puede tomar al menos tres meses, hasta que la gente tiene una sensación de alivio. 

Varios factores han demostrado que el consumo prolongado de gran cereales todos los días tiene un impacto negativo en la salud humana. Una de las razones es la presencia de ácido fítico y lectinas - que se encuentran en granos, semillas y legumbres - considerado por algunos autores / nutricionistas fuentes poderosas "antinutrientes".En este ácido fítico en el grano, legumbres y semillas, se da la posibilidad de añadir minerales esenciales tales como calcio, zinc, hierro, cobre, magnesio, potasio, inhibiendo su absorción por el cuerpo, induciendo este último tiene para movilizar sus propias reservas de mineral para alcalinizar el cuerpo para compensar el desequilibrio. Los granos refinados pierden la mayor parte de fitato sino también - 85 a 90% - minerales y nutrientes. Aunque el impacto negativo del ácido fítico en el cuerpo humano es discutible según algunos autores / fuentes nutricionistas, el contacto permanente, excesiva y acumulativo del cuerpo con esta sustancia sin duda tendrá algún efecto. 

En el intestino hay una microflora aeróbica, "buena", el procesamiento de las vitaminas necesarias y otros procesos biológicos, y anaerobios de la flora "hostil" seguido de cerca por las bacterias aeróbicas que impiden su proliferación. En la mucosa del intestino delgado secreta la solución de enzima rica en jugo entérico. La absorción de nutrientes se produce a través de la mucosa, o de la superficie interna a través de millones de pliegues llamados vellosidades y micro-vellosidades. Estas vellosidades están en contacto directo con la sangre y la linfa permitiendo que los nutrientes se absorban directamente en la sangre. Los nutrientes absorbidos por los vasos sanguíneos del intestino delgado pasan a la sangre y al hígado donde son almacenados y procesados para ser distribuidos a otros tejidos. Este proceso ocurre en las membranas celulares de las micro-vellosidades de las células absorbentes intestinales. Las membranas de las células que recubren el tracto intestinal sirven a más de una barrera protectora entre el contenido del tracto intestinal y el torrente sanguíneo. Cuando las funciones del sistema digestivo son normales, las membranas de estas células "guardianas" participan activamente en la etapa final de la digestión, así como ayudan en el transporte de nutrientes en el torrente sanguíneo. Cada vellosidad tiene una pequeña fábrica de papel en el proceso final de la absorción de los nutrientes de los alimentos. Estas vellosidades se asemejan a millones de pelos radiculares delicadas, cada uno con su propia red de finos capilares y vasos sanguíneos, en torno al cual las bacterias beneficiosas, laboratorios reales, transforman la comida masa nutrientes preciosos. Bajo ciertas condiciones, si se dañan las vellosidades principalmente por una muy dieta rica en trigo (gliadina debido a la proteína contenida en el gluten de trigo, que es abrasivo para las vellosidades intestinales delicada) que causan la mala absorción de nutrientes. Una inflamación crónica de las paredes intestinales puede, después de muchos años, junto con muchos otros factores, provocan un cambio de la mucosa que luego deja penetrar en las partículas de comida de sangre y sustancias no procesados, provocando respuestas auto-inmunes del cuerpo. Esta condición es llamada permeabilidad intestinal ("fuga de intestino") y se relaciona con una serie de problemas de carácter auto-inmune en el cuerpo como alergias, asma, urticaria, autismo, esclerosis múltiple, trastornos nerviosos, mentales y circulatorio . A través de los años podría favorecer la aparición de enfermedades degenerativas como la esclerosis múltiple. La mucosa puede ser atacada por bacterias no deseadas de las partículas de alimentos mal digeridos - debido a una mala masticación y a la falta de ácido clorhídrico, bilis y enzimas pancreáticas - irritados por alimentos nocivos o drogas (antibióticos, vacunas, productos químicos en los alimentos, etc.) que, cuando se toma en grandes cantidades depauperan permanentemente la flora intestinal beneficiosa, en beneficio de la proliferación incontrolada de bacterias menos beneficiosas, provocando diversas enfermedades inflamatorias. Hoy en día, en la sociedad moderna, gran parte de la población tiene dañada la flora intestinal, ya que se expone a dosis repetidas de antibióticos, píldoras anticonceptivas (que dañan la flora intestinal de manera espectacular), o cualquier otro fármaco recetado a largo plazo. Las personas consumen sustancias tóxicas a través de su alimentación y bebidas, y otras influencias ambientales que dañan la composición saludable de su flora intestinal. La pared celular de bacterias en nuestro intestino tiene moléculas con la capacidad de absorber sustancias tóxicas y metales, hasta que son eliminados del cuerpo a través de las heces. En consecuencia, cuando estamos expuestos al mercurio, plomo y otros metales o sustancias tóxicas ambientales, la flora intestinal beneficiosa, no es capaz de absorber eficientemente estas sustancias y de su eliminación del cuerpo. Como tales, estas sustancias con tiempo en el torrente sanguíneo, se depositan en el cuerpo, con especial afinidad por el tejido graso y los órganos con grasa, así como el cerebro, la médula espinal, y el resto del sistema nervioso. Cuando son depositadas en estas importantes áreas del cuerpo pueden causar problemas tales como leucemia, linfoma, u otras anormalidades inmunológicas y otros problemas ... Dr. McBride hizo importantes conexiones entre una flora intestinal dañada en las mujeres, y los problemas de desarrollo en sus hijos, en especial el autismo. Estos niños, que nacen con una flora intestinal ya dañados, también son más susceptibles a los efectos negativos de las vacunas. La importancia de la flora intestinal viene también del hecho de que la flora se resumen una serie de vitaminas - como la riboflavina y vitamina K - de gran importancia para la producción de energía los tejidos, particularmente del sistema nervioso. Observamos muchas reacciones psicológicas anormales en pacientes cuya flora intestinal había sido suprimida por las drogas o por cualquier otra razón, como una dieta inadecuada. Estas reacciones anormales incluyen depresión, ansiedad, aislamiento social, irritabilidad, excitabilidad, y una tendencia a perder el control. El hecho de que este tipo de reacciones psicológicas anormales son el resultado de la supresión de la flora intestinal saludable puede ser simple y está demostrada mediante la administración de un cultivo líquido de bacterias saludables - no pasteurizada o yogur acidophilus. En la mayoría de los casos, las reacciones psicológicas anormales cesan por completo después de unas pocas horas. Aunque el cerebro, ahora anatómicamente, intestino, continúa en la actualidad, ya que desde hace mucho tiempo (en 1900 comenzó a estudiar la relación de enfermedades neurológicas con sistema gastrointestinal), para exigir la atención de muchos investigadores en busca de los orígenes de algunos trastornos neurológico. En repetidas ocasiones, la literatura médica informa que algunos médicos alergistas, especialistas gastrointestinales y psiquiatras encontraron; que un cierto tipo de bloque de alimentación correcta digestión y asimilación, y la absorción inhibida o ingestión de ciertas vitaminas y minerales afecta a la función del sistema nervioso y el cerebro. Con nuevos avances en biología celular y bioquímica, han aparecido varios informes científicos para revelar con gran detalle los efectos devastadores de la falta de ciertas vitaminas y minerales en los centros cerebrales y otra nerviosas del cuerpo.Algunos tipos de parálisis y tipos de trastornos psiquiátricos han demostrado ser el resultado de una privación nutricional que se sabe que está causada por una pobre absorción intestinal. Los pacientes que sufren de períodos prolongados de diarrea y mala absorción también mostraron degeneración en el cerebro, la médula espinal y otros grupos tejido nervioso. La mayoría de la gente no sabe que sus intestinos son, literalmente, su segundo cerebro, y que además de digerir su comida realmente tienen la capacidad de influir significativamente en su mente, el estado de ánimo y el comportamiento. 

Curiosamente, ya hay cinco mil años que las artes taoístas y practicantes de meditación han llamado la atención sobre la importancia del enfoque y meditar en el abdomen inferior, o Tantien. En las medicinas orientales el abdomen es muy importante. En 1996, un artículo sobre el "cerebro oculto en el intestino", fue publicado en el New York Times. En este artículo se describe el trabajo de los investigadores que encontraron que los intestinos o el sistema nervioso entérico, funcionaron de manera similar al cerebro. Encontraron que el intestino grueso y el intestino delgado tenían el mismo tipo de neuronas que se encuentran en el cerebro y los intestinos pueden enviar y recibir impulsos, registran experiencias y responden con emociones! En otras palabras, la función del intestino es muy similar a la del cerebro. Poco después, se publicó un libro sobre el tema, llamado "el segundo cerebro". Los estudios han demostrado repetidamente que una flora intestinal saludable aumenta una postura y un comportamiento positivos, mientras que la depresión y una variedad de problemas de conducta se han relacionado con un desequilibrio o falta de flora intestinal saludable. Hipócrates dijo que todas las enfermedades comienzan en intestino. Cuanto más aprendemos con nuestros instrumentos científicos modernos, más nos damos cuenta de cuánta razón tenía. La conexión intrínseca entre el intestino y el cerebro se convierte en fácil de entender una vez que se sabe que el cerebro y el intestino, en realidad están creados a partir del mismo tipo de tejido. Durante el desarrollo del feto, se convierte en una parte de su sistema nervioso central, mientras que la otra parte se desarrolla en su sistema nervioso entérico. Estos dos sistemas se conectan a través del nervio Vago; el décimo nervio craneal que va de su sucursal cerebro a su abdomen. Esto es lo que conecta sus dos cerebros juntos. Sus intestinos y sus cerebros realmente funcionan en pares, cada uno que influye en el otro. Es debido a esto que su salud intestinal puede tener una profunda influencia en su salud mental y viceversa. Aún más interesante es el hecho de que ciertos neurotransmisores como la serotonina, también se pueden encontrar en los intestinos - de hecho, la mayor concentración de serotonina, está implicada en el control emocional, depresión y agresión! Los intestinos contienen alrededor de 100 millones de neuronas - más que en la médula espinal y el sistema nervioso periférico!  "Una gran parte de nuestras emociones son probablemente influenciadas por los nervios en nuestro intestino", dice Mayer ... Dadas las similitudes de los dos cerebros, los tratamientos de la depresión destinadas a la mente pueden afectar involuntariamente el intestino. El sistema nervioso entérico utiliza más de 30 neurotransmisores de la misma manera como el cerebro, y que 95% de la serotonina del cuerpo se encuentra en los intestinos. También hay suficiente evidencia de la implicación gastrointestinal en una variedad de trastornos neurológicos, incluyendo el autismo. Por lo tanto, debido a esto, puede explicarse de algunas formas de daño causado por la vacunación. Dr. Andrew Wakefield es sólo uno de muchos que han investigado la relación entre los trastornos del desarrollo y la enfermedad intestinal. Publicó unos 130-140 textos que incluyen el motor y la causa de la enfermedad inflamatoria intestinal, y la conexión cerebro-intestino ampliamente investigado en el contexto de los niños con trastornos del desarrollo como el autismo. Por ejemplo, la intolerancia al gluten es uno de los aspectos comunes en el autismo, y muchos niños autistas mejoran con una dieta libre de gluten estricta y lactosa. Muchos niños autistas también tienden a mejorar cuando se administran probióticos o en forma de alimentos o suplementos fermentados. Los padres de muchos niños autistas siempre han sabido que entre los síntomas de sus hijos había síntomas de estreñimiento crónico, periodos de diarrea y dolor abdominal. Un gran número de réplicas de varios estudios también se han realizado en todo el mundo, lo que confirma la curiosa conexión entre trastornos cerebrales, tales como el autismo, la esquizofrenia y el trastorno por déficit de atención / hiperactividad, y disfunción gastrointestinal. Según Michael Gershon, experto de un neurogastroenterologista del Departamento de Anatomía y Biología Celular en el Presbyterian Hospital / Columbia University de Nueva York Medical Center, y autor de "segundo cerebro", los mismos genes que forman sinapsis en el cerebro también están involucrados en la formación de sinapsis en su intestino. Como tal, si estos genes se ven afectados en el autismo podría explicar ambos trastornos intestinales que sufren los niños con autismo, tal como son los niveles elevados de serotonina su sangre producida en el intestino. Un artículo publicado en el New York Times hizo la pregunta: "¿Puede el intestino aprender?" Un taoísta respondería con un rotundo sí. Cerca de cinco mil años de práctica taoísta enseñaron que podemos y debemos formar a nuestros órganos internos para hacer cosas diferentes. De esta manera, podemos condicionar y utilizar el intestino como nuestra mente consciente y permitir que la cabeza resto del cerebro. ¿Por qué es esto importante? Debido a la cabeza de nuestro cerebro es una "mente de mono", envuelto en la duda, la culpa, la vergüenza y la sospecha. Siempre está pensando, planeando y preocupante. Mucha gente sólo piensa, piensa, piensa ... Los científicos han descubierto que cuando la gente pasa mucho tiempo preocupándose, su cerebro superior (cabeza) utiliza una gran cantidad de energía. Ellos dijeron que el cerebro superior puede utilizar hasta aproximadamente 80% de la energía corporal, dejando sólo 20% de esta energía a los órganos restantes! Es por esta razón que taoísmo subraya que debe formar la sensibilidad y la conciencia del cerebro o Tantien, por lo que podemos utilizar cuando más el cerebro está en reposo. 

¿Por que es tan importante MASTICAR? 
El crecimiento bacteriano excesivo en el intestino delgado es quien interrumpe de la absorción normal de vitamina B12. Existen evidencias considerables de que la vitamina B12 está mal asimilada debido a la proliferación de microbios en el intestino delgado, que inhibe la absorción de B12 por el íleon. En los años 80, varios informes han sido publicados confirmando que las toxinas de las bacterias intestinales parecen dañar las células intestinales y, como resultado, causan una variedad de enfermedades diarreicas. De todos los componentes de la dieta, los carbohidratos complejos tienen la mayor influencia en los microbios intestinales. A través de un proceso de fermentación de carbohidratos partículas disponible en los microbios del tracto intestinal obtener energía para su mantenimiento y crecimiento. La fermentación se estimula cuando la dieta contiene partículas de hidratos de carbono complejos que permanecen mal digeridos en el tracto intestinal, en lugar de ser asimilado correctamente en el torrente sanguíneo. La presencia de partículas de carbohidratos complejos sin digerir y no absorbidos en el intestino delgado, puede estimular los microbios colónicos para instalarse en el intestino delgado y se multiplican. Esto, a su vez, puede conducir a la formación de subproductos con gases que dañan el intestino delgado. Los ejemplos incluyen ácido láctico, ácido acético y el proceso de fermentación resultante.Agregando a los daños en el intestino, hay un creciente cuerpo de evidencia científica de que el ácido láctico producido por la fermentación en el intestino, provoca un funcionamiento anormal del cerebro y el comportamiento. Una vez ocurrida la multiplicación exagerada de bacterias en el intestino, una cadena de acontecimientos se desarrolla, creando un círculo vicioso caracterizado por un aumento de la producción de gases, ácidos y otros subproductos de fermentación, que perpetúan problemas de mala absorción y prolongan trastorno intestinal. El crecimiento desequilibrado de bacterias en el intestino parece destruir las enzimas en la superficie celular intestinal, la inhibición de la digestión final adecuada de hidratos de carbono complejos, por lo que estas partículas disponible para una posterior fermentación. La absorción a nivel del intestino delgado es crítica, y depende en parte de la calidad de la digestión y en parte en la calidad y el estado de la mucosa intestinal. Por ejemplo, si la transferencia a través del intestino delgado es muy rápida, porque los alimentos están mal procesados, la digestión y la asimilación definitiva no tiene tiempo para llevarse a cabo. Aquí es donde la producción excesiva de moco en el cuerpo puede ser activado como un mecanismo de defensa propia, en la que el tracto intestinal intenta lubricar para protegerse contra daños mecánicos y químicos causados por el crecimiento excesivo de toxinas, microbios, ácidos, y la presencia de partículas de hidratos de carbono complejos, abrasivos e incompletamente digeridos y absorbidos. 

Se ha dado muy poca importancia a la ecología intestinal que parece tener una importancia primordial en el mantenimiento de nuestra salud física y mental. Yo diría que es equivalente a la importancia que tienen en nuestro planeta Tierra, el suelo vivo (humus microrriza), las grandes selvas tropicales y los arrecifes de coral en el mantenimiento ecológico de la salud del planeta. 


Bibliografía: 
- "Gut Síndrome y Psicología" 
- Dr. Mc. Novia de "Romper el círculo vicioso" 
- Elaine Gottschall "La curación con Whole Foods
- Paul Pitchford " "La salud a través del intestino" 
- Serge Jurasunas "El trigo vientre" 
- Dr. William Davis "Grain Brain
- Dr. David Perlmutter "Self-Healing colitis y Crónicas" 
- David Klein "Taoísta curativa cósmica" 
- Mantak Chia "El Camino del Qigong
- Flavio Santos (blogger)



Traducido por Agnès Pérez. 
Fuente: http://silviafloresta.weebly.com/